TERAPIA REGRESIVA


Terapia Regresiva

Ayudar a la persona a conseguir un estado alterado de consciencia, gracias al cual accede a memorias ancestrales y revive situaciones enterradas en su mente. Las técnicas más comunes para conseguir este estado alterado de consciencia son la relajación profunda y la hipnosis clínica. Una vez conseguido ese estado alterado de consciencia, el terapeuta o facilitador, guía a la persona en función de las creencias que ambos tengan.

Funcionamiento de la Terapia Regresiva

La base de la Terapia Regresiva consiste en ayudar a la persona a conseguir un estado alterado de consciencia, gracias al cual accede a memorias ancestrales y revive situaciones enterradas en su mente. Las técnicas más comunes para conseguir este estado alterado de consciencia son la relajación profunda y la hipnosis clínica.
Una vez conseguido ese estado alterado de consciencia, el terapeuta o facilitador, guía a la persona en función de las creencias que ambos tengan:
Las regresiones a edad implican revivir hechos de la infancia que pudieron provocar un impacto emocional causante de los problemas y comportamientos actuales.
Las regresiones a vidas pasadas implican aquellas en las que se revive concepción, gestación, parto y, evidentemente, a vidas pasadas.

Cómo funciona la Terapia Regresiva

Es importante mencionar que uno de los mayores promotores de la regresión a vidas pasadas (el psiquiatra Brian Weiss), comenzó trabajando con regresiones a edad hasta que algunos pacientes llegaron a vidas pasadas espontáneamente, empezando a creer entonces en la existencia de vidas pasadas. Otros médicos explican este hecho afirmando que la persona topa con un recuerdo demasiado traumático, separándose de esa vivencia viendo una “película de otra vida” como mecanismo de protección para no revivirlo tan intensamente. Por tanto la cuestión de las vidas pasadas queda relegada a un segundo plano ya que, el proceso terapéutico es profundo sean cuales sean nuestras creencias personales.
Revivir el trauma es imprescindible para desactivar de nuestro cuerpo las memorias ancladas (sanación física); conectar con la emoción que se produjo, la cual suele llevar mucho tiempo reprimida, darla un espacio y permitirnos liberarla produce una profunda sanación emocional; la profunda toma de conciencia obtenida al detectar y comprender los patrones de conducta enterrados en el subconsciente, reprogramándolos si es el caso, conlleva la sanación mental; al ampliar esta sanación a vidas pasadas nuestro alma comprende su maravilloso viaje.
Existen dos aspecto principales en Terapia Regresiva. La primera de ellas afirma que al revivir el trauma se crea una comprensión profunda de las causas y se sana por completo; la segunda afirma que revivirlo es sacarlo a la luz la herida pero para sanarla, se necesita un proceso de reprogramación en el que la persona obtiene las herramientas necesarias para no volver a los patrones conflictivos a los que lleva acostumbrada toda su vida.

Indicaciones de la Terapia Regresiva

Por sus características la Terapia Regresiva está indicada para casi cualquier persona, siendo especialmente interesante para los siguientes grupos:
A todas aquellas personas cuya vida no fluya adecuadamente, bien por enfermedades físicas, bien por emociones o creencias limitantes, bien por repetir situaciones, por alguna relación personal conflictiva o cualquier otra cuestión que limite nuestra vida en cualquier aspecto.
A todas aquellas personas que quieran un profundo proceso de crecimiento personal, recordando sus distintos dones y cualidades, y conociendo el hermoso viaje de su alma.

Beneficios de la Terapia Regresiva

Existen muchos beneficios de la Terapia Regresiva que pueden variar en función de las necesidades de la persona:

  • Sanación física
  • Sanación emocional
  • Sanación mental
  • Sanación espiritual
  • Sanación de relaciones conflictivas, liberación de los lazos y dependencias con otras personas (sanación kármica)
  • Reducción del estrés y aprendizaje de relajación
  • Autoconocimiento y crecimiento personal, mental y emocional
  • Crecimiento espiritual
  • Ampliar nuestra consciencia
  • Equilibrar los hemisferios cerebrales
  • Perdonar y comprender que cada experiencia es parte de un camino de evolución
  • Reducir e incluso eliminar el miedo a la muerte, y el sufrimiento por la muerte de seres queridos